junio 25, 2008

ES EL BLOG, IMBÉCIL

Ese, que yo creé y que ahora atormenta mis noches, mis sueños, mis ocupaciones. Ese que hice porque me-dio-la-gana y sin embargo ahora vive sólo y me mira feo cuando advierto que llevo más de un mes que no lo he alimentado. El mismo que a veces me da como lástima, porque veo nulos comentarios y no tiene contadores para saber si alguien en el planeta lo lee alguna vez. Y ciertas noches me regaño en el espejo porque coño, cómo es posible, si acabo de sentarme cinco minutos y aquí,ahora ya hay un post. ¿Qué diablos te cuesta? ¿Ah?¿Se puede saber?
Publicar un comentario