febrero 24, 2008

CABELLO DE ANGEL


Cuando la longitud del cabello dorado de los ángeles interfiere con el libre movimiento de sus alas, éstos lo cortan con una tijera de oro desde la base del cráneo y lo esconden celosamente en un curioso fruto de la familia de las calabazas. Sólo cuando se encuentran los cabellos dentro del fruto ya descrito, puede uno, con total tranquilidad, preparar el famoso postre. NUNCA intente cortar los cabellos directamente de un ángel, pues esto suele molestarlos bastante y en consecuencia el postre saldrá, invariablemente, amargo y sin cuerpo.

NOTA: Aunque le cueste creerlo, el consumir este dulce NO significa un acto de angelofagia y está permitido en los códigos legales de todos los universos, siempre y cuando, repetimos, el cabello haya sido cortado por el propio ángel en un acto solemne de libre albedrío.
Publicar un comentario