abril 04, 2009

Carta de la esposa de Simonóvis:


Para los que no sean venezolanos y no estén enterados, ayer, en un acto absurdo de violencia política rastrera, fueron condenados a 30 años de prisión los jefes de policía que el 11 de Abril del 2002 defendieron a un millón de opositores de los pistoleros del gobierno chavistas, grabados en video disparando cobardemente a los manifestantes pacíficos que marchaban a Miraflores. Pero como la historia la escriben los vencedores... ellos están pagando. No me voy a extender en los antecedentes, pero Aquí pueden leerlo. El caso es que cedo este espacio para publicar la carta que escribió la esposa de uno de los condenados para que sea divulgada. Acompañamos a todos los presos y perseguidos políticos del miserable régimen que secuestró nuestro país y haremos lo posible por recuperar el destino de la patria.

Sobre la injusticia de ayer.

Gracias a ustedes, los medios de comunicación, especialmente a los medios de Aragua, Carmen Elisa, Pochi, Daniel, Karen, Kristian, Arnaldo, Roty, Loly, y al resto cuyos nombres se me escapan en este momento. La jornada fue durisima, pero ustedes la hicieron soportable. Hicieron q nos sintieramos en casa.
Gracias a mis maravillosos abogados. No hay palabras de agradecimiento para con ellos, comenzando por Carlos Bastidas, a quien extrañados desde su partida, al Profesor José Luis Tamayo, al Dr. Igor Hernandez y a mi amiga Theresly, ellos dieron el todo por el todo a pesar q desde el principio lucia como una causa perdida. Nos llenaron de esperanza a pesar de las negativas sistemáticas a todas nuestras peticiones, y lo siguen haciendo. Ellos no se rinden, tampoco nosotros. Dormimos menos de lo necesario estas ultimas 2 semana, trabajamos en equipo, sin descanso, soportando estoicamente insultos, amenazas, gritos, descalificaciones, para ejercer una defensa impecable; llego un momento en que pensamos q lo lograríamos, pero no fue así, por ahora. Ya están preparando nuestra apelación a pesar de saber q la perderemos pero q es necesaria para seguir en esta cruzada.
Gracias a Federico Andres, Virginia Elena y Andrea por estar allí durmiendo tan solo 1 hora en el piso y acompañarnos comiendo solo Doritos y chocolate, por esperar junto a nosotros, por enviar mensajes desesperados en FB a ver si despertaban conciencias y venia gente de Caracas a acompañarnos, pero sobre todo, por darnos esperanzas porque de verdad creen q existe un futuro mejor, sobre todo para mis hijos.
Gracias a mi familia, a mi super mamá, porque se q quería estar conmigo acompañándome, defendiendome de los q me insultaban llamando asesina, golpista, cobarde, pero se quedo cuidando a mis hijos para que ellos estuvieran tranquilos porque sabe q eso era lo mas importante para mi, para Ivan. Gracias a mis hermanas por encargarse también de consentir a Ivana y a Ivancito, por asumir por mi el duro momento en q se enteraron de la decisión, a mis sobrinos por sus mensajitos de texto solidarios, a mis tíos y a mis amigos q desde Caracas, nos colmaron de bendiciones y energía positiva.
Gracias a los familiares del resto de los acusados, sufrimos cada sentencia como si fuera la nuestra, sufrimos con cada lágrima derramada, nos alegramos por Zapata y Nazoa que consiguieron su libertad. Nos convertimos, sin buscarlo, en una familia q estará unida por este azar, por siempre en esta causa común.
Gracias a Delsa quien no pudo acompañarnos por estar haciendo todo lo necesario para q a Manuel Rosales no lo encarcelen. Gracias a Carlitos Vecchio, por acompañarnos en las audiencias, a Leopoldo y a Henrique por declarar a nuestro favor como testigos, a Ismael Garcia porque fue el único político que pago plantón bajo el calor de Maracay para acompañarnos este viernes negro.
Por supuesto q unas gracias especialisimas y llenas de afecto incalculable para Alberto Federico y para Lichi. Sin ustedes, esto no habria sido posible de aguantar...
Pero debo confesarles que sentimos muy de cerca la ausencia de gente q debio estar alli, a nuestro lado y no lo hizo y en ese sentido suscribo el email de Federico Black q les anexo.
Por ultimo te doy las gracias a ti Ivan, por resistir dignamente, en el banquillo de los acusados, mientras la juez nos condenaba sin poder levantar la mirada, a 30 años. Condenando nuestro futuro como familia, robandose las esperanzas de salir de este infierno q estamos viviendo. Pero tu No flaqueaste ni un solo segundo, no temblaste, ni te quebraste, solo me pediste que cuidara de nuestros hijos, que los convierta en venezolanos de bien, que crezcan sin resentimientos. Y por eso estare siempre a tu lado, queriéndote, admirándote, respetándote, confiando que en algun momento tendremos un futuro mejor, no solo para nuestros hijos, sino para toda Venezuela...
Y como dice el papa de Virginia Zamora: ""vivir es aprender a desvivirse por la justicia humana" coraje que en este mundo solo llegan a su meta los justos y constantes, la adversidad solo nos debe servir para ratificarnos a nosotros mismos que vale la pena continuar en la lucha por las causas justas y verdaderas y que sirvan para que nos igualen a todos en la sabiduría y en el empeño de ser cada día más y mejores seres humanos".

Bony Pertíñez de Simonovis.
Publicar un comentario