abril 04, 2009

STAND UP COMEDY. Parte1.


Buenas noches a todos. Buenas noches… La verdad… bueno, yo les voy a decir la verdad. Es obvio que no soy mexicano, no sé si se han dado cuenta de esa vaina… el caso es que un amigo que trabaja conmigo me dijo que viniera para acá y hablara. Así, que hablara. Me aseguró que el sólo acento los iba a matar de risa y ya. Y me pareció una excelente forma de ganar una lana… venir aquí, hablar un par de pendejadas y cobrar. Easy, dirían los gringos. Y les aviso de una vez que no me van a poder sabotear con albures y vainas de esas porque no los entiendo, por lo que me importa un coño lo que digan. Si no lo entiendo no me afecta. Y esa es una de las cosas más interesantes que he vivido desde que me vine. Todo el mundo de diferencias en nuestro lenguaje cuando hablamos el mismo español, en teoría. Yo llegué a México el fin de semana de las elecciones. ¡Llegué con el cambio! No sé qué corriente política tenga ninguno de ustedes pero para mí sí hubo cambio. ¡Coño! Cambio de horario, de moneda, de dieta (toda vaina enchila). CAM-BIO. El de la moneda fue un peo (traducción: PEDO. En Venezuela hemos notado que la sonoridad de muchas palabras se ve afectada si se usan todas las letras que tiene. Un pedo, el pedo salvaje, el natural, así como uno lo oye y huele en la vida real (y me perdonan) suena mucho más como un peeeeeoooo, que como el elegante y moduladito pe-do. ¿O no?)
CONTINUARÁ...
Publicar un comentario